domingo, julio 09, 2006

Las colinas tienen ojos

Durante la decada de los 50, el gobierno norteamericano realizo pruebas de armas nucleares en el desierto de Nuevo Mejico. Por causa de la radiación, la descendencia de los habitantes de la zona son grotescos y violentos monstruos que se alimentan de los incautos que pasan por sus dominios. Una feliz familia camino de California entra en su terreno de caza; la lucha por la supervivencia no ha hecho más que comenzar.

El realizador Alexandre Aja realiza un excelente remake de un clasico de Wes Craven (que he de confesar, no he visto, por lo cual, no podre hacer comparaciones con la cinta). La cualidad más destacable sin duda es la de las victimas; una tipica familia con sus rencillas y manias; como otra cualquiera. Esto hace que nos congraciemos con los protagonistas, que se alejan de los tipicos adolescentes inmaduros por los que al final solo deseas que se los carguen de la manera más brutal posible. Aqui no, aqui el nivel de identificación con las victimas es tal que los mutantes despiertan en nosotros un odio visceral que volcamos sobre ellos en la segunda mitad de la cinta, cuando los supervivientes pasan a la acción. Aunque tiene momentos de terror y tensión, la cinta se aproxima, en mi opinión, más a un film de acción malsano y sucio, ya que en la desolación del desierto, los personajes deberan recurrir a su astucia y recursos para sobrevivir, y no confiar en el correr más que sus atacantes hasta encontrar una patrulla de policia o alguien civilizado. Los niveles de vilencia y hemoglobina se mantienen aceptables sin llegar al gore más repulsivo, pero por contra, Aja nos obsequia con una escena totalmente repulsiva y cruel en la incursión a la caravana. Recurre a topicos de terror y no esta exenta de fallos, pero son tantos los que hay en todas las peliculas que se estrenan que se obvian para pasar un buen rato. A pesar de sus mutaciones, los canibales tienen voz propia, hecho que les humaniza (no son monstruos, simplemente unos hijos de ... ), aunque no impide que desemos ciegamente su muerte, a excepcion de Ruby, un personaje que desarrolla justamente el sentimiento contrario y del que no desvelare nada para no destripar mucho el film.
Como curiosidad, el film tiene un precedente real, bastante alejado en la historia eso si. En 1660, en Escocia, Sawney Beane y su esposa emigraron hacia Glasgow, haciendo de una caverna su hogar. Para subsistir Sawney se dedico a asaltar a los viajeros de la zona, pero poco a poco, sus asesinatos no acababan con el robo y continuaban con el canibalismo. Sawney y su mujer crearon todo un clan de bandidos y canibales fruto de relaciones incestuosas, llegando al medio centenar de personas durante los 25 años que duraron sus actos. Finalmente, un grupo de personas sorprendieron a los Sawney en plena accion, mientras atacaban a un hombre que luchaba desesperadamente para proteger su vida y el cuerpo inerte de su esposa. Tras el testimonio del superviviente, el rey Jaime I en persona comando una expedición de 400 soldados que apresaron al clan Sawney y vieron los horrores de su caverna; joyas, ropas, oro y objetos de su pillaje y lo más grotesco, carne humana, almacenada; ahumada, en salmuera, ni siquiera se observo la posibilidad de un juicio; los varones descuartizados y las mujeres y niños quemados vivas.


Las colinas tienen ojos
The hills have eyes (2006)
Director: Alexandre Aja
Guion: Alexandre Aja, Gregory Levassur
Interpretes: Aaron Stanford (Doug), Ted Levine (Bob), Kathlee Quinlan (Ethel)
Productor: Fox Searchlight Pictures
Duración: 107 min
Nacionalidad: EE.UU.
8/10

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger JohnTrent said...

Poco que añadir a lo que ya leiste en mi blog. Genial.

9:25 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home