miércoles, agosto 02, 2006

Santo, el enmascarado de plata

Si hay un icono mexicano que ha traspasado fronteras, ese es sin duda, el Santo, el luchador de lucha libre y actor de cine de serie B. Su rostro cubierto bajo la masacara plateada, que le valio el apelativo de el "enmasacarado de plata" se ha convertido con los años en una imagen familiar para muchos y la imagen que muchos tienen de la lucha libre mexicana. ¿Pero quien es esta leyenda?
Photobucket - Video and Image Hosting
Su verdadero nombre fue Rodolfo Guzman Huerta (1917-1984), siendo el quinto de siete hermanos. Con unos dificiles inicios en la lucha libre, donde combatio con varios nombres como Rudy Guzman, El hombre rojo, El Enmascarado o El Murcielago II (nombre al que tuvo que renunciar por ser el de otro conocido luchador) su gran momento llegaria en 1942, cuando su entrenado creaba un nuevo equipo ataviados con ropa plateada, Rodolfo escogio entre los nombres a elegir el de El Santo (los otros eran El Diablo y El Angel). Bajo su nuevo nombre, su agilidad, destreza y versatilidad El Santo gano un combate tras otro, ganando un titulo tras otro. Aunque de inicios rudos, pronto empezo a ser un luchador tecnico, lo cual le ayudo a ganarse el favor del publico. Pero su leyenda solo acababa de comenzar por entonces; en 1950, el dibujante Jose Guadalupe Cruz, lo incluye en sus viñetas y a finales de dicha decada, Fernando Oses le invita a realizar una pelicula Santo contra el cerebro del mal, donde Rodolfo, con su caracteristica mascara, lucha contra el mal, interpretandose a si mismo. La pelicula fue un autentico exito en Mexico, lo cual sirvio para realizar otras más, llegando finalmente ha más de 50 titulos en su filmografia, donde el famoso luchador podia vanagloriarse de haber combatido contra numerosos y variados enemigos, desde mafiosos y organizaciones criminales a alienigenas invasores, pasando por zombies, hombres lobos o vampiros.
Durante su carrera que duro dos decadas, El Santo compagino el cine y la lucha, y jamás perdio su mascara ni en el cine ni en el cuadrilatero, donde sus derrotas se contaban con los dedos de una mano. En 1984, como adivinando su destino, Rodolfo Guzman se quito la mascara en un popular programa de televisión, semanas despues, El Santo abandonaba este mundo, victima de un infarto. Se le enterro con su mascara puesta, en un entierro al que acudieron más de 10 mil personas y otros grandes luchadores, amigos y rivales, transportaron el feretro. Su memoria aun sigue viva, su hijo sigue los pasos de su padre en la lucha libre, como El hijo de El Santo, y Cartoon Network le ha rendido un justo homenaje, convirtiendolo en un personaje de animación para una serie. Los que le conocieron destaca que vencio la mayor de las batallas, la de la soberbia, fue un hombre sencillo a pesar de su popularidad. Cuentan las anecdotas, que un hombre entro para pedirle que luchase en su pueblo, para, con la recaudación, costear un tratamiento medico a su enferma mujer. Santo acepto, y cuando, terminado el combate, el organizador pregunto cuanto le debia, y respondio "trame un refresco y una torta que tengo hambre, con eso me considero pagado", y asi fue, el angustiado marido, regreso para obsequiar con sencillas viandas que el luchador acepto encantado.
Quizas ese sea la mayor virtud de este personaje, mientras que Batman o Spiderman son, ante todo, personajes de comic, El Santo fue un personaje real... y que como en sus peliculas, daba unas ostias como panes.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Blogger Rosenrod said...

Un personaje verdaderamente fascinante, Hicks. ¡Qué no habrían hecho con él los de Hollywood si hubiese sido estadounidense!

Un saludo!

4:33 a. m.  
Blogger Ricardo Marquina said...

Blu Demon dice una vez: "Santo, cuando utilizas más de cinco palabras seguidas sé que estás preocupado"
Glorioso

7:05 p. m.  
Anonymous Carlos Torres Angulo said...

Mariconas:

Santo fue y será un ícono de la cultura mexicana.

Uno de los mas grandes luchadores que ha habido, junto con André "The Giant".

Besos negros.


Carlos Torres Angulo

6:30 a. m.  
Anonymous Claudia Uribe said...

Es un héroe mexicano, una persona sencilla con todo el carisma que se pueda tener así como un ángel enorme y una sencillez inigualable. Lo admiro y me encanta que se siga recordando alguien que representó a los mexicanos en tantas partes del mundo y que fue el más grande luchador que ha existido.

3:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home